Cómo lo hacemos

Home / Cómo lo hacemos

Para tener en cuenta: lo que hay actualmente en el mundo

En todo el mundo sólo existen 3 sistemas de alerta preventiva o alerta temprana de sismos: México (http://www.cires.org.mx/), Japón y Taiwán. Estos sistemas son distintos en su implementación, pero se basan en un mismo principio: Las ondas sísmicas se propagan; es decir, proceden desde un origen (el hipocentro) y se desplazan hacia la periferia a una velocidad relativamente lenta en comparación a la velocidad de las comunicaciones.

Los sistemas de Japón y Taiwán son esencialmente iguales. Un gran número de sensores reportan sus mediciones constantemente, ya sea que tiemble o no. Un poderoso centro de control analiza los datos de cada sensor en tiempo real (miles de sensores en Japón, Cientos de sensores en Taiwán) y determina si las lecturas representan un sismo. Una vez identificada la amenaza, se calcula la magnitud probable que tendrá el sismo y se alerta a un radio geográfico pertinente. La alerta es transmitida a través del sistema de televisión digital (Japón).

En México la actividad sísmica se concentra en la costa del Estado de Guerrero, en tanto que los mayores daños que provoca esta actividad se ubican en el Distrito Federal de México, a más de 300 Km de distancia. Por ello, el modelo mexicano requiere de un número reducido de sensores en comparación al caso japonés. Adicionalmente, la alerta se propaga a través de una red de antenas radiales hasta la Ciudad de México. Los dispositivos que reciben la señal de alerta son aparatos radiales sintonizados en alguna de las frecuencias destinadas a este propósito.

En Xancura lo hacemos así

El sistema Xancura puede operar sobre cualquier tipo de redes de datos: Internet, satelitales, celulares, redes de mantenimiento de operadores celulares, redes de datos militares o aeronáuticas, etc. En comparación a los casos anteriores, Chile tiene las peores condiciones del mundo: la actividad sísmica se reparte en una extensa zona geográfica, cercana a los centros industriales y de habitación. Por ello, Chile requiere una solución ad-hoc, excepcionalmente eficiente y confiable. El sistema Xancura se basa en una combinación entre un gran número de estaciones de monitoreo inteligentes y una sofisticada estrategia de confirmación de sismos, lo que permite generar alertas con altísimos niveles de certeza en tan sólo milisegundos. Las estaciones de monitoreo Xancura pueden medir, tanto la velocidad, como la aceleración del movimiento oscilatorio (en tres ejes). Cada sensor procesa la medición y la convierte a un valor de intensidad sísmica.

Una vez que la red confirma la amenaza, se despacha la primera alerta, la que puede ser complementada con sucesivas actualizaciones de la intensidad que están midiendo los sensores cercanos al origen.